LOS PAISAJES ESPAÑOLES DE PICASSO

En la obra de Pablo Picasso influyeron de manera determinante los paisajes de las ciudades en las que vivió en su infancia y juventud (Málaga, La Coruña, Madrid y Barcelona) y los de dos pueblos de Cataluña (Horta de San Juan y Gósol).


LAS ROSAS DEL SUR

Cuando se cumplen diez años de la publicación de su memorable Las rosas de piedra, Julio Llamazares concluye con este libro el que sin duda es el proyecto literario en español más importante de las últimas décadas: su recorrido por las setenta y cuatro catedrales de España.



LUCES Y SOMBRAS DE LA CHANCA



La Chanca es un barrio almeriense de leyenda, al sur de España. Ha seducido a fotógrafos cineastas y escritores. Es un mundo dentro de otros mundos . El escritor Juan Goytisolo, conoce bien esta realidad. Aquí describe su visión sobre un lugar antaño maldito cuya singularidad sigue fascinando hoy. (País Semanal 26.04.2015) Fotografías del 2011

A CORUÑA, LAS TEMPESTADES DE LA ADOLESCENCIA


El  paso de Picasso por Coruña fue muy breve (apenas 5 años del 1891 a 1895) pero la huella de ésta en el pintor es mayor de lo que se cree. En Coruña inició sus estudios artísticos,  realizó sus dos primeras exposiciones,y conoció el amor y la muerte. Exposición en la Casa Museo Picasso en A Coruña, febrero-mayo 2015.

LA CABRERA, PÁJARO TRISTE


En el verano de 1962, el escritor Ramón Carnicer viajó a lo largo de nueve días a pie siguiendo el curso del río Cabrera. Fruto de ese periplo fue un libro, "Donde las Hurdes se llaman Cabrera" que ya es un hito en la literatura viajera española.
Cincuenta años después, yo he repetido ese viaje buscando el eco de aquellos tiempos.

EL DELTA DEL EBRO

Colores uniformes. Humedad alta. Olores fuertes. Lagunas, patos, flamencos. Playas, faros, horizontes. Y rodeándolo todo, el mar....Esto es el delta del Ebro, un paisaje singular y fragilísimo, un haiku mediterráneo. 




A Fonsagrada, un país entre las nubes. Siete Leguas.2010



Aunque A Fonsagrada no está a mucha altitud, su proximidad al mar y la irregular geografía de su territorio hacen que constantemente éste flote entre las nieblas que le llegan desde aquél convirtiendo sus pueblos en fantasmagorías y a sus vecinos en simbólicos suicidas con el cuerpo y el alma divididos entre la tierra que les da vida y el cielo bajo el que transcurre ésta.